Foto: Enrico Fantoni

El Ciclo de Nuova Harmonia siempre se caracterizó por priorizar talento, por sobre otras variantes. Un sinfín de figuras talentosas han sido parte de este abono, en donde se fomenta la música y danza, con sede en el mítico Teatro Coliseo. Ya este año estuvo el gran pianista Alexandre Tharaud, el jueves pasado fue el turno de Avi Avital y próximamente estará Mario Brunello y Mischa Maisky, entre muchas otras propuestas de alto nivel. Hoy nos vamos a focalizar en la presentación del mandolinista israelí, cuya gran presentación contó con el acompañamiento de la orquesta de cámara L’arte del mondo.

Comenzando por la orquesta, debo decir que lejos estuvo de ser opacada por el invitado estrella. Durante toda la velada, la misma supo sostener un digno nivel de virtuosismo y precisión, con un gran lucimiento al momento de interpretar el “Concerto grosso Nr.5 en Re mayor op. 6” de Evaristo Dall’Abaco (en especial en el movimiento “Allegro e spiccato”). Sumamente destacable la energía con la cual Werner Ehrhardt – director de la orquesta – interpretaba el violín, quien denota pasión no solamente por el instrumento, sino por la música en general. Alguien con su gran experiencia en vasto repertorio, como ya hemos hablado en una nota anterior, sabe como poder afrontar un repertorio plagado de dinamismo musical, como fue el elegido para la noche del jueves, contando con Sammartini y Vivaldi (dos compositores que requieren potencia y eficacia por parte de los músicos intérpretes) dentro de una misma parte. Personalmente, hubiese deseado ver al Maestro Ehrhardt en calidad de director de la misma, así que contaremos con que nuevamente sea convocado a algún escenario porteño, para que así sea.

Avi Avital claramente es un artista que deja que su talento y carisma brote de su instrumento y hable por sí mismo. Tanto fue así que casi ni se dirigió al público, más que para agradecer, dejando que su mandolina hable por él. Su gran habilidad coronó una gran presentación de este abono, otorgando una brillante muestra de su talento y versatilidad para con el atípico instrumento.

Mientras que, quizás, su arreglo de Bach fue un tanto tenue, no así fueron las “Danzas Rumanas” de Bartók y la “Danza Española” de “Manuel de Falla”, las cuales fueron interpretadas junto a la orquesta y configuraron lo mejor de la velada. A modo de encore, el mandolinista interpretó “Bucimis” (canción tradicional búlgara) en solo y luego “Concierto para flauta, clave y cuerdas en Do mayor RV 443” de Vivaldi, junto al ensamble de cámara. En dicha interpretación solista, Avital sacó a relucir su característica habilidad para con diversos repertorios, regalando esta pieza tan distinta al repertorio realizado durante el concierto y dando un acabado final a su presentación ante el público argentino, como un artista consagrado y talentoso.

Foto: Enrico Fantoni

Para quienes no asistieron al concierto, recomendamos busquen, en Spotify, el disco “Avital meets Avital”. En este galardonado proyecto, el mandolinista colabora con el contrabajista Omer Avital en una serie de composiciones donde convergen distintas disciplinas en las cuales los artistas son excelsos: música clásica, jazz, ritmos mediterráneos y melodías reminiscentes a su patria.

Muy buena presentación.

Próxima función del Abono: Conjunto de Cámara Barroca La Folía. Martes 24 de Septiembre 20:30 hs. Entradas disponibles a través de Ticketek y en la boletería del teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *