El Teatro Colón vuelve a apostar a una obra contemporánea, en su programación lírica de este año, agregando “Un Travía llamado Deseo” de André Previn. Esta versión, de la mítica obra de Tennessee Williams, fue estrenada a fines de la década del ´90, basando la adaptación del papel de Blanche DuBois en la soprano Reneé Fleming.

En «Los Simpsons», Marge participa en una versión musical de la obra, en el capitulo «A Streetcar Named Marge»

Pero esta historia no solamente ha tenido adaptación al mundo de la lírica, sino también se ha hecho en cine, televisión y hasta inclusive utilizada, en reiteradas ocasiones, como parte central de una trama. Un ejemplo de ello es la película “Todo sobre mi madre” de Pedro Almodovar o inclusive un capitulo de Los Simpsons en donde Marge forma parte de una versión musical de la obra, como Blanche. ¿Por qué esta historia se ha adaptado en tantas ocasiones e incluso muchos años después de su estreno? Quizás porque, lo que en su momento fue de gran revuelo y atractivo, lo sigue siendo en estos días: la exposición de los tabúes y realidades. El machismo exacerbado para corroborar un distanciamiento y altura respecto de la mujer, la inestabilidad de buscar el amor propio reflejado en otras personas, las posiciones del hombre y la mujer que son consideradas como “debidas” e “inconcebibles” dentro de una sociedad, son algunos de los tantos temas que esta obra aborda de forma increíblemente poética, al punto tal de extender una chance al espectador para pueda sentirse identificado con un personaje que no resulta del todo idílico (ya sea con Blanche o Stanley o cualquiera de los trascendentes dentro de la obra).

La versión de André Previn logra, de forma excepcional, trasladar todo ello hacia el mundo de la ópera y a su vez contar con un elemento distintivo pero característico de las obras contemporáneas: su fácil entendimiento. El que sea cantada en ingles ayuda bastante a dicha idea, pero así también lo es como se encuentra armado el diálogo y fraseo entre los personajes. Las notas difícilmente se estiran, sino que son concisas, logrando así un escenario reminiscente a la comedia musical pero sin serlo (algo que muchas operas modernas tienen, como por ejemplo, Candide de Leonard Bernstein). A esto se agrega la influencia del jazz que Previn siempre tuvo, como también compositor del estilo musical. Entre tanto y tanto, la obra contiene muchos elementos contemporáneos que hacen a su fácil seguimiento por parte de la audiencia, sin prescindir de los elementos estructurales de una ópera.

Renée Fleming en la producción operística de «A streetcar named Desire». Foto: Robert Millard

Como comentario final, diremos que esta producción tendrá una especial relevancia, considerando el evidente amor que Previn tuvo al momento de concebirla para la Ópera de San Francisco y que, hace tan solo un par de meses, falleció a sus 89 años.

Sobre el Cast:

Comenzando con Blanche DuBois, que será interpretada por la soprano irlandesa Orla Boylan, quien si bien tiene un gran historial interpretando óperas en alemán, ruso y checo, parecería ser la primera vez interpretando este rol. Siguiendo por el baritono David Adam Moore, quien también debutará en el rol de Stanley, pero cuenta con una gran especialización en territorio contemporáneo, habiendo trabajado con obras de Nyman, Thomas Ádes y Peter Eötvös. Como dato no menor, contaremos con la presencia del conductor irlandés David Brophy, quien fue encargado de conducir el debut europeo de esta obra.

Datos de Interés:

El vestuario a utilizarse en esta nueva producción del Teatro Colón viene de la mano del gran diseñador argentino Gino Bogani, quien hace años es uno de los exponentes más renombrados de la alta costura nacional.

Fechas:

Mayo – 7, 10, 12 y 14.

Entradas:

En la boletería del teatro o a través de TuEntrada.com ($250 a $7000).

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *