Un día como hoy se estrenó la ópera “Ariodante”, de Georg Fredrich Händel, en el Covent Garden.

Cecilia Bartoli – FESTIVAL DE PENTECOSTÉS – Foto: Monica Rittershaus

Situándonos en las primeras décadas del 1700, ya podemos hablar de un Händel bien instalado en la escena de la música londinense. Fue el prolífico compositor alemán quien instauró allí el estilo de ópera seria, alcanzando su cenit en esta misma época. Rinaldo, Julio Cesar y Rodelinda fueron algunas de las varias obras maestras que el maestro estreno en este tiempo, en el Teatro del Rey (que anteriormente se llamo  Teatro Haymarket) y que le otorgaron gran prestigio y renombre.

Sin embargo, aún pese al éxito del compositor, la competencia era bastante ardua. El compositor italiano Nicola Porpora  le pisaba los talones con su Ópera de la Nobleza y, durante este periodo, supo ganarle de mano con varias figuras de la lírica de aquel tiempo. Fue por ello y sumado a una creciente popularidad de la compañía de ópera de Porpora que el compositor alemán termina dejando el Teatro del Rey y empieza a trabajar dentro del entones recientemente construido Covent Garden.

Con el objetivo de ganar esta “competencia operística”, cada uno empieza a utilizar su artillería pesada. Porpora recluta una serie de figuras, entre las cuales se encuentra el mítico castrato Farinelli, mientras que Händel empieza a colaborar con la gran figura del ballet Marie Salle. Junto a esta eximia bailarina y coreógrafa, el compositor alemán incorpora, a todos los actos de Ariodante, escenas de ballet lideradas por Salle. Así fue como esta historia de amor entre un príncipe y la hija del Rey de Escocia toma lugar en el mítico Covent Garden, el cuál sigue vigente al día de hoy como un epicentro de la lírica y el ballet en el Reino Unido (luego de tener grandes refacciones en 1806, 1847, 1856 y durante la década del ’90)

Si bien tuvo un mediano éxito en su momento, la  ópera estuvo en el olvido hasta finales del siglo XX, en donde fue revivida por varios teatros y artistas, en especial por la mezzosoprano inglesa Janet Baker. Al día de hoy es considerada uno de los mejores trabajos de Händel, por ser rica en música y consistente en el drama que presenta, sumado a que resalta el sello distintivo del gran compositor alemán.

Hasta la actualidad, esta ópera no ha sido representada en el Teatro Colón. Sin embargo, recientemente hemos tenido un acercamiento a la grandilocuencia de esta ópera, de la mano de  la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato, al momento de su cierre del recital del año pasado, en donde interpreto “Doppo Notte” (el aria más conocida de esta obra).  Por otro lado, la soprano argentina Veronica Cangemi, quien cuenta con una amplia trayectoria en la música barroca, ha participado en diversas producciones de Ariodante (siendo una de ellas, grabada en CD, junto a la mezzosoprano Anne Sofie Von Otter). Esto da cuenta que, en la actualidad, esta obra de Händel lejos se encuentra en el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *