Powder Her Face trae una propuesta poco convencional, pero que cuenta con una gran cuota de belleza y mensaje subliminal respecto a la posición de la mujer frente a la del hombre. Basada en el ocaso de la fama de la Duquesa de Argyll, la ópera de cámara en dos actos se estrenó en el día de ayer en el Teatro 25 de Mayo, icónico recinto del barrio de Villa Urquiza.

La historia plantea un camino alterno y hasta diría opuesto al de muchas estrellas que hoy reinan las conversaciones a nivel nacional y mundial. La Duquesa es expuesta por múltiples infidelidades, pero con  el detalle de que una de las pruebas en su contra era una foto polaroid de ella desnuda, junto al cuerpo de un hombre que, claramente, no era su esposo, entre tantas otras imágenes que el onceavo Duque de Argyll encontró. Siendo que esto estalló en la época del ’60, entonces era una novedad ver una fotografía y más lo fue su utilización como prueba en un juicio de divorcio. Si bien hoy tenemos un historial de divas que se hicieron conocidas mundialmente por su exposición “accidental” íntima (Kim Kardashian, por ejemplo), no fue así con Ethel Margaret Campbell, quien luego de su escandalosa separación lo perdió todo, quedando en la mismísima ruina. La ópera alterna entre el pasado y presente, siendo este ultimo los últimos días de la Duquesa en su hotel, previo a que la echaran por falta de pago. Previo a ello, tuvo que vender su lujosa casa para poder mantener un estilo de vida del cual fue despojada luego de su divorcio con el Duque de Argyll.

La propuesta posee momentos de banalidad y hasta de comedia, sobretodo en la escena en que la protagonista canta su excitación al practicarle sexo oral a uno de sus amantes. Sin embargo, el mensaje que creo que varios podrán ver es el de la desigualdad respecto al hombre y la mujer. La obra retrata no solo como ella dio rienda suelta a su pasión cuasi ninfómana, sino como el Duque también lo hizo. Ella termina condenada y ridiculizada por la sociedad, como así también despojada de todos los lujos. Él queda como el pobre inocente y “cornudo”, quien en realidad no pudo tolerar ver como su mujer tenía la libertad que él gozaba.

Ese mensaje tan contundente es el que la ópera profesa, entre las escenas de pompa y sensualidad, de la mano de una interpretación y caracterización brillante de la mano del elenco. Daniela Tabernig (Duquesa) y Oriana Favaro (Criada y Amante) poseen no solo un timbre muy bello sino que lograron mantener una caracterización y nivel interpretativo espectacular a lo largo de toda la obra. Si bien la escenografía es bastante estática, los personajes revolotean por todo el escenario entremezclando la estructura y posicionamiento escénico de una ópera con el de un espectáculo de vaudeville u de teatro musical, siendo una tarea sumamente meritoria el mantener la intensidad vocal a todo momento.

El año que viene estará devuelta dentro del abono del Teatro Colón, algo poco usual considerando que aún quedan infinidad de óperas clásicas y contemporáneas que deberían ser estrenadas. Sin embargo, creemos que es mejor que se vuelva a repetir esta obra de los ’90, que alguna de las típicas que ya se han hecho en reiteradas ocasiones, en los últimos quince años.

Powder Her Face por Thomas Adès y libreto en inglés de Philip Hensher

Ópera de cámara en dos actos

DIRECTOR MUSICAL: Marcelo Ayub

DIRECTOR DE ESCENA Marcelo Lombardero

Reparto: Daniela Tabernig, Oriana Favaro, Santiago Burgi y Hernán Iturralde

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *