Volvió la Gardot que tanto añoraba. Arreglos orquestales sublimes, una voz evocadora de historias de viaje, romance y descubrimiento personal y una serie de composiciones nuevas y covers conforman este nuevo trabajo.

Antes de comenzar, quiero comentar a los lectores que se encuentran leyendo a un gran fan de Melody Gardot. Desde su explosiva difusión mundial con su single «Baby I’m a fool», llegando a las radios argentinas, hasta la actualidad, he seguido los pasos de esta gran cantautora que pasó por una gran variedad de estilos – aunque usted no lo crea. Sin ir más lejos, su último trabajo de estudio fue una combinación de soul y rock con mensajes bastante políticos involucrados en cada canción, configurando un «departure» o cambio de dirección del jazz. Si bien este disco, «Currency of Man», fue uno de los trabajos más conceptuales e interesantes de esta joven vocalista, el sonido de «jazz easy listening» que tanto me enamoró de ella había quedado atrás. 

«Sunset in the Blue» no solo representa la vuelta al jazz, sino también a un estilo de composición y armado de álbum centrado más en la música que en una temática en sí. Grabado en cuarentena, en su gran mayoría, parecería difícil imaginar cómo se logró crear esos paisajes musicales desde el encierro. Sin embargo, creo que es ahí donde subyace la magia de Gardot para la composición y canto del jazz, logrando transportar al oyente a territorios de la imaginación que seguramente sean reminiscentes a París y Brasil. 

Videoclip de «C’est Magnifique», junto al músico português António Zambujo

Algunas de las canciones que resaltan de este disco son la exquisita e influenciada por la cultura de la bossa nova «C’est Magnifique», junto al músico português António Zambujo, «If You Love Me» y «From Paris with Love» que son que presentan una estructura más coincidente a lo que conocemos como «jazz standard» y «Moon River» y «I Fall in Love too Easily», que son el cierre stripped-down que la cantautora le otorga a este álbum. Todas contienen lo que, creo yo, es la combinación ganadora de Melody Gardot: El sonido easy listening y cuasi cinematográfico reminiscente a «My One and Only Thrill» con una fuerte conexión con la composición y ritmos de bossa nova y fado en «The Absence». 

Podríamos hallar muchas similitudes entre la voz y música de Gardot con algunas leyendas del Jazz. Comenzando con Peggy Lee, siguiendo con Diana Krall (especialmente, teniendo en cuenta el disco «Quiet Nights» de ella) e incluso a Juliette Gréco, tirando más para el lado de la chanson française y teniendo una considerable afinidad a nivel estético. Aún así, Melody Gardot ha logrado establecer su cierta cuota de unicidad artística en el mundo del jazz, logrando hacerse de su propio nombre en la industria y dándose el gusto de experimentar cuando ella desea. 

El «Bonus track» de este disco viene con Sting como invitado especial

No puedo dejar de enfatizar lo exquisito y agradecido que me encuentro que esta cantante nos haya regalado este material, en este año tan complicado. «Sunset in the Blue» es una masterpiece del jazz vocal con tintes de bossa nova y una sublime orquesta acompañando cada nota. Cómo un buen vino en una tarde de primavera o un frío y gustoso trago en un mediodía cálido de verano, este disco se deja apreciar lentamente, contemplando cada instrumento involucrado y la excelsa voz de Melody Gardot. 

Reseña por Luciano Ayala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *