Palpitando la primer llegada de «Un Tranvía llamado Deseo» al Colón

Esta semana es el estreno latinoamericano de la versión lírica de la mítica obra de Tennessee Williams.

Ensayos de la obra – Foto: Arnaldo Colombaroli

Como bien estuvimos adelantando hace semanas, esta semana finalmente será el estreno de la ópera “Un Tranvía llamado Deseo”, basada en la obra de teatro homónima, la cual no solamente es un estreno en el grandilocuente escenario del Teatro Colón, sino también a nivel Latinoamericano.  Para poder dar una visión desde adentro de esta producción, BlueberryMusica tuvo el placer de conversar con el barítono David Adam Moore, quien protagoniza el rol de Stanley, en esta obra originalmente adecuada a la ópera por André Previn.

Cabe destacar que en los próximos días saldrá la continuación de esta gran entrevista a uno de los barítonos más avocados al repertorio contemporáneo de la lírica, siendo que en esta oportunidad compartiremos nuestro dialogo respecto a esta producción tan esperada por el público argentino.

¿Hace cuanto vienen ensayando está ópera?

Llegué hace poco más de tres semanas a Buenos Aires. Este es mi debut en el Teatro Colón y estoy realmente muy emocionado de cantar aquí. Es un lugar al que siempre quise ir y está es una gran oportunidad, considerando la obra.

El personaje de Stanley Kowalski ya lo hiciste anteriormente. ¿Cómo te preparaste en esta oportunidad?

Yo creo que cada vez que hago un rol, trato de acompañarlo con algo nuevo y profundo al mismo. Sino simplemente no tendría gracia hacer lo mismo una y otra vez.

En esta oportunidad estuve pensando mucho como Stanley ve a Blanche. Los agresores, generalmente, basan su accionar victimizándose, encontrando un sustento en alguna otra fuerza que los hace sentir presionados y que, por ende, deben actuar así. Él cree en la vida que logró luego de la guerra, esta especie de vida maravillosa dentro de la clase social trabajadora, junto a Stella y el que va a ser su primer hijo. Blanche irrumpe en esta “harmonía”, habiendo arruinado la plantación que había pertenecido en la familia DuBois por generaciones, y es con esta presencia intempestiva en su vida que Stanley basa su accionar. El no sabe lo que ocurrió realmente con la gran propiedad y que tormentos hay en la vida de ella, pero de lo que está seguro es que Blanche quedó en la ruina y se siente amenazado por su presencia, tendiendo a pensar que de alguna forma traerá esa mala suerte a su hogar.

Este es un punto de vista bastante interesante.

Es el que yo creo que es, respecto a Stanley. Yo, como persona, no lo veo de la misma forma que lo vería él, pero justamente es mi trabajo el encarnar con la mayor precisión la psicología del personaje.

En el rol de Stanley – Virginia Opera Prod. – Foto: David Beloff

¿Tuviste ayuda de alguna de las múltiples producciones o adaptaciones de la obra? ¿O simplemente trataste de leer el texto original de Tennessee Williams y basarte en tu propio criterio?

Las primeras dos veces que hice este role, honestamente, no había visto la película. Generalmente, quien tiene un mínimo acercamiento a “Un tranvía llamado Deseo”, se le viene a la mente Marlon Brando. Yo me concentré más en entender el personaje descripto por Tennessee Williams y transportarlo al escenario de la ópera. La verdad que me alegro de haberlo hecho de esa forma, porque pude tener una visión más pura del rol y, así, poder construir mi propia interpretación del mismo.

Para esta oportunidad, me tomé el detenimiento de volver a leer la obra, pero mirando antes el film de Brando con Vivien Leigh. Así es como pude inspirarme un poco en cómo él abordó a Stanley, sin guiarme exclusivamente en base a su visión del personaje.  Admito que puede que haya gente que salga un poco decepcionada.

¿Por qué?

Porque, quien tiene una mínima familiaridad con el personaje, lo asocia automáticamente con Marlon Brando. Y eso es algo imposible para mí. He aprendido mucho de su performance, pero nunca trataría de imitarlo. Mi deseo que es que pueda encarnar el personaje lo poderosamente suficientemente como para que la gente se olvide de la icónica interpretación de Marlon y se pueda entregar a la historia, a lo largo de la ópera.

¿Trabajaste con alguno de tus compañeros de escena anteriormente?

No he trabajado con Orla Boylan antes, pero si lo he hecho con Eric Fennell y Victoria Livengood. Con él el programa de Artistas Jovenes en la ópera de Seattle y luego, años más tarde, en una producción de Carmen y con ella estuve en la producción de “Un Travía Llamado Deseo” de la Ópera de Chicago.

Por último ¿qué nos podes adelantar de esta producción?

El diseño y puesta en escena es el más elaborado y realista que he visto. Rita (Consentino) realmente supo entender la psicología de la obra y de sus personajes, al punto tal de armar una puesta que cuenta la historia  de forma poderosa e irresistible. Lo gracioso fue que ella fue tan clara desde el principio con cual iba a ser su forma de abordar la obra, que sencillamente necesitamos entender el personaje de cada uno y listo.

El director musical, David Brophy, es un músico fuera de serie.  Realmente él es muy creativo y carismático y con una gran habilidad para transmitir su visión musical.

 

Como bien adelantamos, más al comienzo de este articulo, la entrevista con David Adam Moore tendrá una segunda parte, en la cual abordaremos más su perfil profesional y la gran amalgama de proyectos de su autoría.

Las entradas AÚN están disponibles para su adquisición en la boletería del Teatro Colón o a través de la página de TuEntrada.

Virginia Opera Prod. – Foto: David Beloff

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Translate »
Follow by Email
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram