En el día de hoy se han lanzado oficialmente dos álbumes que significan el regreso de dos prestigiosas artistas del mundo pop: Lily Allen y Lykke Li.

Lykke Li y Lily Allen: Parte de los regresos más esperados de este año

No Shame – Lily Allen

Escuchar este álbum puede ser una experiencia desafiante. Cuando uno piensa que va apuntado a determinado estilo u temática, Allen sorprende drásticamente, convirtiendo este trabajo en el más variado de su carrera. El resultado de esa mezcla conformada por exposición cruda y directa de sentimientos autorreferenciales con algunas canciones cuyo estilo forma parte del cliché de ser una estrella pop, conforma un muy buen trabajo de estudio, el cuál supera a gran escala su anterior disco (Sheezus).

Hay temas cuya producción es precisa y rinde frutos, como en “Lost my mind” (casualmente, el segundo single con video oficial), logrando un sonido pop elaborado que cuenta con cierta reminiscencia a su era It’s not me It’s you. “Everything to feel something” y “Three” son las canciones más profundas del disco y, por ende, las más exquisitas a nivel musical. Tan solo escuchar la letra, se puede sentir la carga emotiva que dichas composiciones poseen, y las melodías son maravillosas. Luego tenemos varias partes que pecan de intrascendencia, en comparación a las canciones previamente mencionadas, como las dos canciones que contienen colaboraciones “Your Choice” (con Burna Boy) y «Waste» (con Lady Chann). Finalmente, tenemos a “Cake” como outro del cuarto álbum de estudio de Allen, la cual nos dio la sensación de que configura como una especie de guiño a la era Alright Still, disco con el cual Lily se dio a conocer por primera vez a escala mundial.

En síntesis: Para quienes son admiradores de la cantante, “No Shame” representa un disco sincero y finamente acabado para su disfrute, por lo que seguramente lo disfrutaran enormemente. Para aquellos que hace rato que no se sientan a escuchar algo de esta cantante, les recomiendo darle una oportunidad a este trabajo discográfico. Si bien no es una producción increíble y colosal, pasible de ser altamente alabada por cualquier amante de la música, el disco representa un sonido más elaborado que resalta entre las demás voces que hoy reinan los charts.

So Sad So Sexy – Lykke Li

En referencia a este nuevo trabajo de la cantante sueca, no puedo encontrar opiniones negativas. El disco sencillamente es brillante, tanto en su producción como en la composición de las canciones. Fiel a la impronta que esta señorita impuso hace unos años en el mundo de la música Indie Pop, este trabajo de estudio demuestra un altísimo crecimiento en el sonido de sus canciones, sobre todo en los ritmos que cada tema posee. En algunas quizás se puede encontrar cierta similitud (breve) con su contemporánea Lana Del Rey, sobretodo en su era Born To Die, pero esto solo para poder encontrarle alguna crítica no positiva a este cuarto trabajo de Lykke Li Zachrisson.

La canción con la cual da inicio al disco, “Hard Rain”, da un sublime inicio a este trabajo y otorga a los oyentes una idea anticipada sobre la temática que abarcará el material. Todas las canciones cuentan con un elemento que las destaca, pero quizás una de las más deliciosas musicalmente sea “So Sad So Sexy” (cuyo productor fue el gran Emile Hayne, cuyas composiciones siempre brillan) y “Utopia”.

En síntesis: Leí en varios artículos que Lykke Li estaba errando en su difusión del disco, al lanzar tantas canciones antes de que se publicara el disco completo. Independientemente del éxito comercial que pueda llegar a tener, este trabajo discográfico triunfa per se en su calidad musical. Eso sí, espero que dentro del tour promocional se pueda arreglar una fecha en algún escenario porteño.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *